Born to be wild

“Sí, desde luego, todo el mundo quiere ser libre, sí. Pero una cosa es hablar de ello y otra muy diferente es serlo. Es muy difícil ser libre cuando te compran y te venden en el mercado. Claro que no les digas jamás que no son libres, porque entonces se dedicarán a matar y a mutilar para demostrar que lo son. Sí, sí, están todo el día dale que dale y dale que dale con la libertad individual y ven un individuo libre, y se cagan de miedo.”

Jack Nicholson

La verdad es que tengo un vago recuerdo de cuando vi Easy Rider[1], hará cosa de unos cinco o seis años. No podría contar muy bien la sensación y el recuerdo que me quedó: carretera, motos, aire libre, una hoguera y, sobretodo, la desconcertante y confusa escena del LSD. Easy Rider reflejó el deseo y las inquietudes de toda una generación que ansiaba cumplir su propio “sueño americano” cruzando el país con poco equipaje e impacientes por tener nuevas experiencias. No se trata de un grupo de hippies, ni de rockers, ni de beats, ni de mods; los personajes de Easy Rider se salen de las etiquetas, y tan sólo conservan las ansias por descubrir aquel sentimiento tan sobreexplotado de Estados Unidos: la libertad.

La película nos sitúa en los años 60, cuando dos motoristas de Los Ángeles, Billy y Wiatt[2], deciden emprender un viaje hacia Nueva Orleáns. El destino es totalmente irrelevante: lo importante es el camino. Pocas historias muestran tan bien este principio. En Easy Rider encontramos la esencia de la aventura, del dejarse maravillar y sorprender por las personas y paisajes que pueblan el país. Durante su trayecto, los protagonistas encuentran distintos personajes: un ranchero y su familia, una autoestopista de una comuna hippie, un abogado que se une a ellos, un grupo de Ángeles del Infierno[3], piratas, etc. Todos ellos, cada persona y cada grupo, muestra una parte de la sociedad de la época, una mentalidad, una actitud. En este aspecto, Billy y Wiatt no son los ejes principales de la historia, sino que son el medio para mostrar la efervescencia y variedad de gentes en su país, en una década de cambios, rebelión, inconformismo y, al mismo tiempo, conservadurismo, intolerancia e hipocresía.

El film se convirtió en todo un mito de la época, surgiendo como un gran exponente de la contracultura, mostrando un modo de vida alternativo y un sueño americano distinto. Resulta muy relevante una de las primeras escenas, cuando Peter Fonda lanza su reloj de pulsera al viento. Rompe con su antiguo estilo de vida: rompe con las prisas, el estrés, la hiperactividad, el control, las pautas marcadas de su tiempo; ahora él y sólo él será el dueño de su propio destino. Desprecia el modelo americano, el modelo de establecerse, obedecer y prosperar, para entrar de pleno en la aventura, controlando su propia situación, para sentir, en definitiva, que cumple su sueño americano, que realmente posee su libertad.

Si “Easy Rider” se convirtió en un mito de la época, “Born to be wild” , su canción principal, se convirtió en un himno en la carretera. La canción nació en 1969, año muy emblemático y recordado por las ilusiones y esperanzas que albergó, todas reflejadas en el panorama musical del momento. Nació del arte de Steppenwolf, una de las primeras bandas consideradas fundadoras del heavy metal. Debido a la descendencia alemana de sus integrantes y su afición por Herman Hesse, el nombre del grupo hace referencia a una de sus grandes obras “El lobo estepario”. Entre otras cosas, esta canción es la primera que contiene el término “heavy metal”, que más tarde designaría el estilo musical. El carácter del tema se encuentra a caballo entre los principios de amor y comprensión hacia el mundo propio de los hippies y el ansia de libertad y aventuras de una actitud más temeraria y atrevida.

Born to be wild

Get your motor runnin’
Pon el motor en marcha.
Head out on the highway
Métete por la autopista
Lookin’ for adventure
buscando aventuras
And whatever comes our way
y lo que se cruce en el camino.

Yeah Darlin’ go make it happen
Sí, cariño, hagamos que suceda.
Take the world in a love embrace
Conquista el mundo con un abrazo cariñoso
Fire all of your guns at once
Dispara todas tus armas a la vez
And explode into space
y explota en el espacio.

I like smoke and lightning
Me gusta el humo y los relámpagos,
Heavy metal thunder
el trueno de metal pesado,
Racin’ with the wind
echar una carrera con el viento
And the feelin’ that I’m under
y la sensación de estar debajo.

Yeah Darlin’ go make it happen
Sí, cariño, hagamos que suceda.
Take the world in a love embrace
Conquista el mundo con un abrazo cariñoso
Fire all of your guns at once
Dispara todas tus armas a la vez
And explode into space
y explota en el espacio.

Like a true nature’s child
Como un auténtico hijo de la naturaleza
We were born, born to be wild
Nosotros nacimos nacimos para ser libres.
We can climb so high
Podemos escalar muy alto.
I never wanna die
No quiero morir nunca.

Born to be wild
Nacido para ser libre.
Born to be wild
Nacido para ser libre

Actualmente, este tema es recordado como una road song, como una canción para escuchar en el coche, coger velocidad, y poco más. La libertad sobre la que se canta se reduce a la libertad de conducir un vehículo propio, y pisar el acelerador con más o menos fuerza, independientemente de que el destino sea siempre el mismo, sin que ni siquiera lo elijamos. La publicidad y el abuso de la canción han desgastado demasiado su significado. Lo que yo pretendo ahora es que todos recordemos la gran carga ideológica que contiene, los principios y la energía que aportan al escucharla. No es una canción vacía y pegadiza, sino toda una declaración de intenciones sobre cómo podemos dirigir nuestra vida.

Primero, el mundo está allí, y sólo hace falta lanzarse a descubrirlo, a conquistarlo y a que nos consiste. “Take the world in a love embrace”, abraza el mundo y siéntete abrazado por él, hay mucha gente por conocer y muchos paisajes por encontrar. Segundo, siéntete dueño y jinete de tu vida, déjate llevar por las sorpresas, las aventuras, y decide en cada momento qué hacer. “We can climb so high”, así que ponte tu mismo tus propios límites, si es que los tienes, y atrévete a llegar. Tercero, y último, “nacimos para ser libres”, de modo que: ¡seámoslo!


[1] 1969, dirigida por Dennis Hopper

[2] Peter Fonda y Dennis Hopper

[3] Tradicional club de motociclistas de la época que conducían Harley-Davidson, normalmente relacionados con temas de violencia, drogas y robos.

Anuncios

~ por Lillith Kozmicamente en 10/09/2009.

3 comentarios to “Born to be wild”

  1. En 20/10/2007

    sewave dijo:

    Me gusta esa cancion x) si que da sensación de libertad.

  2. En 20/10/2007

    Kalitro III dijo:
    http://www.jevivoladores.com/index.php?Himno

    Ejem y eso. La película genial, muy significativa. Y la canción a la par.

  3. En 31/10/2007

    I Fought The Law (http://ifoughtthelaw.blogia.com) dijo:

    Supongo que te habré ya dado la chapa repetidas veces acerca de lo que me gusta esa película -aunque para alguna gente es un soberano coñazo- Creo que ya escribí sobre ella en mi página, alla por el pleistoceno bajo, resaltando un diálogo de Jack Nicholson bastante significativo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: