Gimme hope, Jo’anna!

Termina el verano, y termina el verano con sus canciones del verano. Terminan las melodías repetitivas, bailables, de letra estúpida y rima infantil. No es que el resto del año haya una producción fabulosa y maravillosa de música, pero el caso del verano es especial. Hay recopilatorios y canciones que estamos “obligados” a escuchar y a bailar, y a aceptar como representativas de este verano. Así, su naturaleza es caduca y, en general, desagradable, lo suficientemente desagradable como para que no quieras volver a escuchar esta canción de un verano a otro. Las letras son también, por lo tanto, de poco interés y profundidad. Todo alude a la fiesta y a la alegría, porque en verano, en vacaciones, en momentos de fiesta, no apetece recordar y tener presentes las desgracias del mundo – como si el resto del año fuésemos seres plenamente conscientes y comprometidos con las injusticias, pero eso ya es otro tema.

Es por todo esto que me sorprende encontrar una supuesta canción del verano, de hace muchos veranos, cuyo mensaje vaya más allá de aquello que se pueda bailar. En 1988, Eddie Grant alcanzó el top 10 en el Reino Unido con una canción pegadiza y festiva, que todos hemos oído y conocemos: “Gimme hope, Jo’anna”. Y mientras se tararea y se baila alegremente, porque no deja de ser una canción alegre, se tararea y baila alegremente en contra del apartheid en Sudáfrica. “Apartheid” significa, en afrikaans[1], “separación”. En esto consistía. De la supuesta separación racial que existe entre negros, blancos, mestizos y demás, se hace una separación legal. La misma historia de siempre, a mediados del siglo XX y en un país en el que la mayoría negra[2] se convierte en minoría, porque las minorías y las mayorías no funcionan por números, sino por privilegios. Así, los blancos están arriba de la jerarquía, con sus trenes, sus hospitales, sus playas, sus escuelas, sus carreteras; y los negros abajo, por ley, en otros trens, hospitales, playas, escuelas y carreteras.

“Dame esperanza, Joanna”, que esto se acabe, que salga el sol, que mañana sea distinto. Y lo fue, del verano del 88 al verano del 91, cuando se dio por terminada la era del apartheid. Sin embargo, estos hechos históricos son hipócritas y dan pie a desconfiar. Sabemos que la era del apartheid no se hubiese precipitado si no se hubiese precipitado también el fin de la guerra fría. Claro que existían intereses por la igualdad entre razas, pero todavía existían más intereses por la lucha contra el comunismo por parte de Occidente. Con el fin del bloque comunista, se puede dar ya fin a los privilegios de la elite sudafricana; el enemigo de verdad no era la desigualdad ni la injusticia, sino la otra gran potencia mundial.

Gimme hope, Jo’anna

Well, Jo’anna[3] she runs a country
Bueno, Joanna dirige un país
She runs in Durban[4] and the Transvaal[5]
Gobierna en Durban y el Transvaal
She makes a few of her people happy, oh
Hace feliz a un poco de su gente, oh
She doesn’t care about the rest at all
No se preoucupa para nada por el resto
She’s got a system they call apartheid
Tiene un sistema al que le llaman apartheid
It keeps a brother in a subjection
Que mantiene a los hermanos sometidos
But maybe pressure will make Jo’anna see
Pero tal vez la presión hará que Jo’anna pueda ver
How everybody could a live as one
Como todos pueden vivir unidos

Gimme hope, Jo’anna
Dame esperanzas, Jo’anna
Hope, Jo’anna
Esperanzas, Jo’anna
Gimme hope, Jo’anna
Dame esperanzas, Joa’nna
’Fore the morning come
Antes que llegue la mañana
Gimme hope, Jo’anna
Dame esperanzas, Joa’nna
Hope, Jo’anna
Esperanzas, Jo’anna
Hope before the morning come
Esperanzas antes que llegue la mañana

I hear she makes all the golden money
He escuchado que hace mucho dinero de oro
To buy new weapons, any shape of guns[6]
Para comprar nuevas armas, cualquier tipo de pistolas
While every mother in black Soweto[7] fears
Mientras que cada madre en el negro Soweto teme
The killing of another son
La muerte de otro hijo
Sneakin’ across all the neighbours’ borders
Escabulléndose por las fronteras de los vecinos
Now and again having little fun
Ahora y otra vez divirtiéndose un poco
She doesn’t care if the fun and games she play
No le importa si la diversión y los juegos a los que juega
Is dang’rous to ev’ryone
Son peligrosos para todos

Este cartel indica que esta playa, en la sección 37, es para el uso único de miembros de la raza blanca

Gimme hope, Jo’anna
Dame esperanzas, Jo’anna
Gimme hope, Jo’anna
Dame esperanzas, Jo’anna
Gimme hope, Jo’anna
Dame esperanzas, Jo’anna
’Fore the morning come
Antes que llegue la mañana
Gimme hope, Jo’anna
Dame esperanzas, Jo’anna
Gimme hope, Jo’anna
Dame esperanzas, Jo’anna
Hope before the morning come
Esperanzas antes que llegue la mañana

She got supporters in high up places[8]
Tiene partidarios en altas posiciones
Who turn their heads to the city sun
Quienes vuelven la cabeza al sol de la ciudad
Jo’anna give them the fancy money
Joanna les da mucho dinero
Oh to tempt anyone who’d come
Oh, para tentar a cualquiera que venga
She even knows how to swing opinión
Hasta sabe como cambiar la opinión pública
In every magazine and the journals
En cada revista y periódico
For every bad move that this Jo’anna makes
Por cada mal movimiento que hace esta Jo’anna
They got a good explanation[9]
Ellos tienen una buena explicación

Gimme hope, Jo’anna
Dame esperanzas, Jo’anna
Gimme hope, Jo’anna
Dame esperanzas, Jo’anna
Gimme hope, Jo’anna
Dame esperanzas, Jo’anna
’Fore the morning come
Antes que llegue la mañana
Gimme hope, Jo’anna
Dame esperanzas, Jo’anna
Gimme hope, Jo’anna
Dame esperanzas, Jo’anna
Hope before the morning come
Esperanzas antes que llegue la mañana

Even the preacher who works for Jesús
Incluso el predicador que trabaja para Jesús
The Archbishop who’s a peaceful man
El arzobispo que es un hombre de paz
Together say that the freedom fighters
Juntos dicen que los luchadores de la libertad
Will overcome the very strong
Vencerán al muy fuerte
I wanna know if you’re blind Jo’anna
Quiero saber si es que estás ciega Jo’anna
If you wanna hear the sound of drum
Si quieres escuchar el sonido de los tambores
Can’t you see that the tide is turning
No puedes ver que la marea está cambiando
Oh don’t make me wait till the morning come
Oh, no me hagas esperar a que llegue mañana

Gimme hope, Jo’anna
Dame esperanzas, Jo’anna

Está ya fuertemente sobado el discurso sobre la igualdad, pero nunca está de más recordar que esta clase de regimenes han existido. Y nunca está de más porque a menudo parece que sólo conocemos – o sólo conocemos bien – aquello que ya ha pasado. Todos conocemos bien el holocausto, la bomba atómica, Chernóbil, los campos de concentración y los campos de refugiados, las torturas en las dictaduras de América Latina o los gulags. Todos conocemos muy bien aquello que ya pasó, aquello que ya se destapó; y qué pocas cosas pasan hoy día, y qué buenos tiempos vivimos.

Para aquellos momentos en los que creemos que ya ha salido el sol, que esta clase de separaciones y guetos forman parte del ya pasado siglo XX, lleno de guerras, muertes e injusticias, para aquellos momentos en que creemos que hemos avanzado, miremos lo que todavía nos queda por avanzar. Miremos en lo invisible, en lo que no es la ley, en lo que es real. Quizá no haya leyes escritas que digan a quién le toca estar en cada lugar de la jerarquía social, quizá nos hemos creído lo de la movilidad social, quizá podemos subir y bajar, ganar más, tener más. Quizá. Pero sería ingenuo no ver ya las brechas que todavía existen, las dificultades, las diferencias y, en definitiva, la separación, el apartheid.

No hay leyes escritas, porque hay ya leyes naturalizadas, que no hacen falta escribirse, que forman parte de nuestro sentido común, y que nos dicen que es normal que unos tengan dieta a base de chóped y otros de jamón de Jabugo, que unos hagan cola en la seguridad social para una operación urgente mientras otros pueden permitirse una mutua privada y eficaz, que unos vayan en transporte público mientras otros se mueven en vehículo propio, que unos sean socios de un club de golf con césped natural mientras otros juegan a fútbol en un descampado de un polígono industrial, que unos tengan disponibles mil potingues e inventos para quitar arrugas, adelgazar o dejar de fumar mientras otros llevan años conviviendo con la malaria o el sida. Las diferencias siempre han existido y existirán, claro, pero no midamos las desigualdades, sino el grado de desigualdad. La gravedad no está en la jerarquía, sino en la diferencia abismal entre el que se encuentra en un extremo y el que se encuentra en el otro. No, claro que no, no hay leyes que te obliguen a estar en un lado u otro. Lo único que te hace estar en un lado u otro es el dinero, la capacidad económica. Y ésta, más para mal que para bien, es la ley más fuerte y brutal que existe.


[1] Variante del holandés que se habla en Sudáfrica.

[2] En el estado de Sudáfrica había un 80% de población negra. Ésta fue obligada a desplazarse a otros diez estados independientes, llamados bantustantes, porque se consideraba que estas personas no eran habitantes del país.

[3] Aunque no he encontrado la referencia, el nombre de Jo’anna puede tener como origen dos nombres: el del primer ministro de Sudáfrica Johannes Gerhardus Strijdom, quien ocupó este puesto de noviembre de 1954 hasta su muerte, en agosto de 1958; o a la ciudad más grande y poblada de Sudáfrica, Johannesburgo, cuyo caso fue de los más escandalosos en la época del apartheid, ya que más de 60.000 negros tuvieron que ser desplazados de ésta a Soweto.

[4] Actualmente, la tercera ciudad más grande del país, y también la más cosmopolita.

[5] Fue también una de las provincias más importantes en Sudáfrica.

[6] Como ya he comentado anteriormente, nos encontramos en la época de la Guerra Fría. Esto significa que hay muchos intereses y enemigos por en medio, demasiados como para dedicarse a impedir injusticias como el apartheid en Sudáfrica. Es por esto que no debe sorprendernos el discurso y la actitud de doble moral que adoptó Occidente, que adoptaron EEUU y Europa frente a esta situación. Aunque, por un lado, en este inicio de expansión de las democracias liberales estaba muy mal vista la segregación de Sudáfrica, por otro, estaba peor vista la expansión del comunismo. En la segunda mitad del siglo XX existen países y regímenes pro-soviéticos en África, como el de Mozambique y Angola, los cuales, a parte de la lucha propia de su país, se dedicaron también a la lucha en contra del apartheid. Para Occidente, pues, a pesar de que Sudáfrica se presentara como un país tremendamente injusto y desigual, se presentaba también como un país resistiendo el comunismo, por lo que su gobierno tuvo bastantes facilidades y ventajas para recibir mucho dinero y muchas armas, por el triunfo del capitalismo occidental.

[7] Esta área urbana fue construida, como hemos comentado anteriormente, para reubicar a la población negra de Johannesburgo, por lo que se trata de una ciudad artificial y representativa de esta época.

[8] Otro guiño a la hipocresía occidental. Sudáfrica no estuvo nunca sola, y es que mientras que muchos gobiernos europeos y el mismo estadounidense condenaban el apartheid de cara al público, mientras que en realidad mantenían su apoyo a esta situación.

[9] Desconozco a qué puede hacer referencia Eddie Grant en estos versos. Sí es cierto que Sudáfrica sufrió también un proceso de aislamiento, o de supuesto aislamiento. Por una parte, en 1961 fue expulsado de la Commonwealth, países independientes que mantienen un lazo con Inglaterra, debido a la presión ejercida por países asiáticos y africanos que se mostraron plenamente en contra de este gobierno. En el 72 fue expulsado también de los Juegos Olímpicos de Munich. En 1977 llegó a condenarse el gobierno de modo oficial, y a someterlo a un embargo de armas y material militar. Finalmente, en 1985, el Consejo de Seguridad de la ONU puso sanciones económicas. El progresivo aislamiento de Sudáfrica le hizo buscar otros aliados, también aislados, como Chile, Brasil e Israel. Sin embargo, este aislamiento no fue nunca tal, ya que siempre existió alguna clase de apoyo hacia el gobierno de Sudáfrica y el apartheid. Por esto, probablemente, es por lo que Eddie Grant nos dice que los actos de Joanna quedaban siempre, finalmente, justificados.

Anuncios

~ por Lillith Kozmicamente en 10/09/2009.

6 comentarios to “Gimme hope, Jo’anna!”

  1. Oh, ya no está mi sesudo comentario.

  2. He decidit compartir a la xarxa algunes de les meves consideracions estetico-filosòfiques i diatribes varies així com informació més lleugera.

    Salut.

  3. ahí le has dado…la esperanza de que el dia sea distinto…
    la paradoja de todo esto es que el año que viene se celebrará el mundial de futbol en sudafrica…cuyo equipo de futbol son todos WASP…
    X_X

  4. En 06/09/2009

    Kalitro (http://jevivoladores.wordpress.com) dijo:

    Ahora he entendido un poco mejor cómo algo como el aparheid pudo durar hasta tan avanzado el siglo XX, algo que oficialmente se reconoce en tan pocos países. Lo he entendido pero no comprendido, claro.

  5. En 07/09/2009

    overcl0ck dijo:

    Curiosamente descubrí este tema a través de la versión punk-rockera de los alemanes Not Available allá hacia principios de esta década. Grabada en una cinta de cassette (que dio unas mil quinientas vueltas por cara en el Ibiza de un amigo) junto con otras canciones de grupos por el estilo, en ese momento era para mi un tema festivo y animado (características que como bien índica la autora, ya se encontraban bien presentes en la original de Grant) con unas vueltas de tuerca adrenalíticas para la ocasión. Una canción que invitaba a poner buena cara y contagiarse de alegría, motivarse que decíamos por entonces, para llegar al concierto o fiesta pueblerina de turno con la moral alta después de un día duro en nuestros trabajos basura estivales. Este tipo de canciones eran “nuestras” canciones del verano, independientemente de si esa temporada era “La Bomba” o “Aserejé” el temazo oficial de la plebe sin criterio propio.

    Unos años más tarde vería en repetidas ocasiones a Not Available en directo, pues como buenos europeos gustan del clima, comida y bebida (sobretodo esto último) mediterráneos, por lo que se dejan ver bastante por estos lares. Comprobaría como la versión de Jo’Anna es una de las favoritas del público, manteniendo su frescura y vigencia muchos años después del lanzamiento de la original. Ahora me resulta grato verificar, gracias a esta lectura más en profundidad de la canción, que diversión y contenidos un poco más elevados, no tienen por que estar reñidos.

  6. En 08/09/2009

    Colibrí Lillith dijo:

    Gracias por tu aportación! :)

    Aquí la canción que he buscado justo después de leerte. Más de nuestro estilo, jeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: