God save the queen

Johnny Rotten“Todo el mundo está harto de lo antiguo. Siempre actuando al dictado de unos cuantos puretas salidos de la universidad, e hijos de padres ricos. Nos miran de arriba a abajo y nos tratan como tontos, y esperan que seamos nosotros los que paguemos libras por poderlos ver mientras actúan, y no al revés. Y la gente permite que esto suceda. Pero ya no. Ahora hay un montón de grupos nuevos que vienen exactamente con la actitud contraria. Ya no es condescendencia. Es pura y simple honradez.”

Johnny Rotten[1]

Cantaban The Clash que en 1977[2] esperaban ir al cielo, sin Rolling Stones, ni Beatles ni Elvis. Y qué acertados estaban, en ese 1977 en que, efectivamente, moría el llamado rey del rock. Es un buen momento para darle la vuelta al discurso. Es un buen momento para preguntarse por los orígenes y significados del rock, y ver hasta qué punto está siendo verdadero, auténtico, representativo. Las estrellas del rock murieron con el surgimiento del punk. El virtuosismo, los solos complicados, las canciones eternas, la psicodelia, la lentitud; todas estas cualidades pierden su sentido cuando devienen algo totalmente abstracto, imposible y lejano. De nada me sirve una música que no entiendo, de nada me sirve una música que no me habla a mí. Así se sentía la joven generación punk de los años 70, en un Londres que se quemaba y se hundía.

Mucho paro, ayudas de doce libras semanales de una Seguridad Social ínfima y miserable, debates sobre la pena de muerte, situación tensa con varios presos políticos, un crecimiento desmesurado de los barrios, con el consecuente aumento de la delincuencia y la violencia en éstos. Las salidas eran pocas y patéticas. Trabajos ridículos, si los encontrabas, y estudios inútiles, si te los podías permitir. Tenías dos opciones: conformarte o explotar. Y muchos jóvenes se decantaron por la segunda opción. La estructura económica y laboral no hacía más que tornarlos víctimas de un sistema que no les tenía en cuenta, los valores morales eran antiguos e hipócritas, la corrección era sinónimo de rigidez, de jaula, y el arte lo monopolizaba una élite con dinero, recursos, y su correspondiente dosis de hipocresía. Así, perdidos, rabiosos y frustrados, muchos optan por el “do it yourself”, “háztelo tú mismo”, desde la ropa hasta la música y los valores. Somos punk, somos basura, pero no más basura que esta sociedad que nos ha parido y abandonado.

clash_punk

Lleno de energía, inconformismo y rencor, el punk devuelve un puñetazo a quien lo creó. No más normas, no más rigidez, no más hipocresías. Salta y canta la honradez y la sinceridad desatada, sin filtros, sin técnica convencional: así me sale, y así lo canto. Es así como sentimos y como nos sale lo que sentimos, sin pasarlo por una pauta de notas y acordes, de cómo se debe sujetar la guitarra o cómo se deben calcular los tempos. Mi corazón no funciona así, ¿cómo puede funcionar así mi música? El punk es la expresión de esa frustración, de esa rabia en que muchos se veían enjaulados. Es accesible, porque no es necesario pasar por un conservatorio para tocarlo. Es directo. Y los conciertos punk eran el desencadenamiento de todo esto, en que los jóvenes eran sin mantener la compostura y haciendo todo aquello que la correción política y antiguas corrientes tachaban y rechazaban: embriagarse, escupir, saltar, romper los instrumentos, romper las sillas[3], pegarse, enloquecer. Y qué a gusto se quedaban.

Lo que para muchos ha quedado en un estilo musical, más o menos transgresor, más o menos de calidad, lleva consigo una filosofía[4] y estilo de vida muy interesante que va más allá de la estética. El punk es destrucción de lo que se impone, pero en la medida que destruyen también construyen aquello que les hace sentirse más libres. Quizá ahora sea difícil darse cuenta de lo rebelde que puede resultar llevar el pelo verde y azul, perforarse la nariz, vestir con tachuelas, pantalones y camisetas rotas o decorarse con candados de colgante; pero ser de los primeros en hacerlo era escandalizar a todo un barrio, una ciudad o un país. Es la forma más directa de mostrar que no encajas ni quieres hacerlo. És un enorme y declarado “Fuck you”, porque no voy a seguir lo que me digas, no voy a querer lo que me digas y escupo en esta cultura que ni me oye ni me representa. El punk es una actitud, una forma de libertad, aunque, como todo en este sistema, no fue muy difícil darle la vuelta, estandarizarlo, modernizarlo, y vaciarlo de todo aquello que lo hacía revolucionario.

god_save_the_queen_union_jackwtmk

“God save the queen” es, probablemente, la canción más popular del movimiento punk. Por ello, la he elegido para ver en ella todos estos elementos del contexto y el surgimiento del punk. “Dios salve a la reina” es, también, el himno[5] de Inglaterra. He aquí, pues, la mala ostia, la ironía y el puñetazo. La canción más representativa del punk no deja de ser una parodia y burla de la canción representativa del país. Con todo lo que conlleva un himno, y más aún tratándose de un país como Inglaterra, tan elegante, tan crecido, tan rico, tan seguro[6], los Sex Pistols dan en el clavo. Dan en el clavo con la energía, la letra, la indignación, el humor e incluso el momento[7] en que la tocaron en directo. Yo les dedico un sincero y animado: ¡Bravo!

God save the Queen

God save[8] the Queen
Dios salve a la reina
the fascist regime,
Al régimen fascista.
they made you a moron
Hicieron de ti un idiota
a potential H-bomb.
Una bomba de hidrógeno en potencia

God save the Queen
Dios salve a la reina
she ain’t no human being.
Ella no es un ser humano
There is no future
No hay ningún futuro
in England’s dreaming
En el sueño de Inglaterra

Don’t be told what you want
Que no te digan lo que quieres
Don’t be told what you need.
Que no te digan lo que necesitas
There’s no future
No hay futuro
there’s no future
No hay futuro
there’s no future for you
No hay futuro para ti

God save the Queen
Dios salve a la reina
we mean it man
En serio, tío
we love our queen
Amamos a nuestra reina
God saves
Que Dios la salve
God save the Queen
Dios salve a la reina
‘cos tourists are money
Porque los turistas son dinero
and our figurehead
Y la forma de nuestro pensamiento
is not what she seems
No es lo que a ella le parece

Oh God save history
Oh, Dios salve la historia
God save your mad parade
Dios salve vuestra canción loca
Oh Lord God have mercy
Oh, Señor, tenga piedad
all crimes are paid.
Todos los crímenes son pagados

When there’s no future
Cuando no hay futuro
how can there be sin
Como puede aún haber pecado?
we’re the flowers in the dustbin
Somos las flores en la basura
we’re the poison in your human machine
Somos el veneno en tu máquina humana
we’re the future
Nosotros somos el futuro
you’re future
tú eres el futuro

God save the Queen
Dios salve a la reina
we mean it man
En serio, tío
we love our queen
Amamos a nuestra reina
God saves
Que Dios la salve

God save the Queen
Dios salve a la reina
we mean it man
En serio, tío
there is no future
No hay ningún futuro
in England’s dreaming
En los sueños de Inglaterra

No future
No hay futuro
no future for you
No hay futuro para ti
no future for me.
No hay futuro para mi.

Con los últimos versos, “No future”, vuelven a dar en el clavo. No sé si en ese momento parecía que nacía un movimiento prometedor y con futuro, o si sólo se veían jóvenes descarriados desahogándose en sus músicas, sus fanzines y sus conciertos locos. El punk vivió su destrucción a medida que se fue pervirtiendo, vendiendo, comercializandeo; el punk dejó de tener sentido al tener normas propias, moda propia, al perder esas ansias de libertad, inconformismo y escándalo que le había hecho nacer. Del escándalo pasó al espectáculo, del inconformismo a la estandarización, de la libertad al convencionalismo punk[9]. El sistema lo absorbe, aunque también es cierto que a menudo nos dejamos absorber, que las cosas están jodidas y es fácil caer al encontrar una salida fácil y atrayente que te resuelve la vida, aunque sea a costa de unos principios o ideas que has dejado de seguir, aunque sea a costa de un trabajo que odies o de dejar los momentos de verdadera vida para el fin de semana.

sex-pistols-0001

No sabemos si el movimiento punk no tenía futuro, envejeció, se autodestruyó o, simplemente, cambió para ser un producto más en el mercado musical. Pero la actitud punk, la opción de ser y vivir como un punk, no deja de ser necesaria. La indignación, el romper las normas, no conformarse, buscar lo que uno quiere, dejar de querer lo que se te impone; es esto lo que nos hace humanos, humanos un poco más libres, libres un poco más humanos. Dejemos de asociar el punk a la juventud, la locura y el desmadre; y pensemos en éste como en una actitud que puede hacernos autónomos, autosuficientes, con criterio y convenciones propias, flexibles, salvajes y libres. Hagámoslo nosotros mismos. La situación y la filosofía sigue siendo la misma: si dejamos que sean los demás quienes lo hagan por nosotros, entonces sí que estamos jodidos.


[1] Cantante de los Sex Pistols. Extracto de una biografía de los Clash: “The Clash”, de Sagrario Luna.

[2] “1977” es una canción de los Clash que dice lo siguiente: “In 1977 I hope I go to heaven/ Cos I been too long on the dole/ And I can’t work at all/ Danger stranger/ You better paint your face/ No elvis, Beatles, or the Rolling Stones/ In 1977”, que podemos traducir como “En 1977 espero ir al cielo/ porque he estado demasiado tiempo en el paro/ Y no puedo trabajar en absoluto/ Peligro extraño / es mejor que te pintes la cara/ nada de Elvis, Beatles o Rolling Stones/ en 1977”.

[3] En las biografías de estos grupos, cuentan como en los primeros conciertos, aun siendo poco conocidos y con poco movimiento, las salas les ofrecían tocar con sillas, como si de un recital de tratara. The Clash estaban ofendidos, ¿cómo esperan que el público se mantenga sentado y relajado mientras escuchan una música tan visceral, tan corporal? Fueron los conciertos punk los que obligaron a quitar la absurda estructura de las salas de concierto, con un público sentado y modosito, para convertir los conciertos en auténticos desmadres, sin sillas, con libertad para hacer el loco. Aún así, antes de este logro, las bandas tuvieron que pagar a las salas muchas sillas rotas por el público.

[4] Muchas bandas se adaptaron y apropiaron el anarquismo a su estilo de vida: la libertad individual, el ser contestatario, dueño de uno mismo, etc. El anarquismo se popularizó de un modo más accesible y más edulcorado, evitando probablemente algunas partes de la ideología que requerían cierto compromiso social, sacrificio y autocontrol. Por otra parte, culturalmente hablando el punk es también heredero de movimientos artísticos como el dadaísmo o el surrealismo, arte accesible y a menudo sin sentido que es fácil y directo para crear. Accesible, como el punk.

[5] Podéis escucharlo aquí: http://www.goear.com/listen/bf2f724/god-save-the-queen-himno-de-inglaterra

[6] Ya sabemos que este país es uno de los pioneros en crear y aplicar sistemas de seguridad cada vez más preocupantes para nuestra libertad individual. Curiosamente, existen bastantes distopías que potencian esta imagen de la Inglaterra que se salva frente al fin del mundo porque ha desarrollado un Estado controlador, seguro y con ese toque fascista totalitario: así sucede en “V de Vendetta”, de Alan Moore, en el film “Hijos de los Hombres” de Alfonso Cuarón, y no debemos olvidar que en algo debió inspirarse George Orwell al escribir “1984”.

[7] El grupo intentó tocar la canción desde un bote navegando por el río Támesis en 7 de junio de 1977. Por lo visto, fue solamente casualidad, pero justo ese día era el aniversario de la reina.

[8] Con esta caradura que caracteriza el punk, es divertido resaltar cómo a menudo pronuncian la palabra “save”, “salvar”, como “shave”, “afeitar”, pudiendo entender la canción también como “Dios afeite a la reina”.

[9] Estoy siendo injusta generalizando de esta forma sobre todo un movimiento. Los grupos que surgieron a raíz de la moda punk no fueron todos borregos ni vendidos. Hubo mucho más de lo que parece, no todo quedó en los Sex Pistols. En 1986, Jello Biafra y los Dead Kennedys escribían la canción “Chickenshit conformist” (“Gallina conformista de mierda”), con una crítica voraz y una síntesis muy bien reflexionada de lo que fue el movimiento punk para muchos, de lo que quedó de él y de sus contradicciones. La podéis encontrar aquí traducida al español: http://punksunidos.com.ar/punk/dk.html

Anuncios

~ por Lillith Kozmicamente en 13/10/2009.

17 comentarios to “God save the queen”

  1. Cosicas: se dice absorBer, como en sorber.
    El autor de V de Vendetta es Alan Moore, no Michael Moore.
    Los Sex Pistols eran unos vendidos y un grupo hecho casi a medida para aprovechar el punk. Los N’sync del punk, vaya.
    El corazón se autoregula y late a un compás metronómico. Tocar punk con esa actitud no es tocar con el corazón es tocar con… no sé, el bazo.
    Muy cierto lo del anarquismo populachero (que al fin y al cabo equivalía a hacer lo que uno quisiera sin pensar en los demás). Me recuerda a una tira genial de Ivá y Carlos Giménez, te la pasaré.

    Hala.

  2. Ya, marcadas en rojito las faltas y corregidas. Algunas. Supongo que estoy suspendida, ¿no?

    Cuando quieras te hago yo un repaso sobre tus tiras y los fallos que encuentro en tu forma de dibujar.

  3. Jops, si yo lo hago con buena intención. De hecho agradecería que hicieras el repaso, aprendería cosas y eso.
    De hecho si lo haces te quito el suspenso :D

  4. No sé qué entiendes por buena intención. No hace falta tener mucha empatía para ver que escribir un artículo lleva su tiempo. Lleva su tiempo decidir el tema, informarse, reflexionar, atar cabos y dejarlo todo más o menos coherente, tratando de aportar algo interesante, curioso o nuevo, y procurar ser sugerente, clara y sincera al mismo tiempo, todo en un sólo artículo a través de una canción.

    Ya sé que hago fallos como los hacemos todos. Pero que después de tanto curro sólo sea interesante destacar que absorber se escribe con “b” y que el corazón no late como el punk (es evidente que se trataba de una metáfora, llámale corazón, llámale alma, llámale interior, lo que sea!); es pasar olímpicamente del mensaje y la intención del artículo, así como herir bastante la sensación de satisfacción que me queda a menudo cuando publico. Por ello siempre escribo y publico con miedo, inseguridad y poco convencimiento, bien poco tardáis en sacar a relucir los fallos.

  5. Si acabas de escribir un artículo defendiendo la filosofía punk, y diciendo que no hay que seguir lo que te digan, no deberías hacer tanto caso de lo que te digan los demás de tu artículo, que les jodan ¿no? Y por cierto, me incluyo en eso.
    Por mí parte, creo que la filosofía punk es tan mala como su música. No es un movimiento de libertad, si no un movimiento de individualismo, que necesita la existencia de un orden anticuado para poderse desmarcar de él. Es interesante como consecuencia de un nihilismo que te asfixia, pero, para mí, nada tiene que ver con un movimiento como el anarquismo, mucho más constructivo que las pataletas punk.
    Por lo demás, es un gran artículo, como siempre. Aunque se podría discutir mucho eso de “la muerte del rock”, y la asimilación de su técnica más elaborada con una música más fría y alejada del corazón. He oído expresar sentimientos muy profundos en el sólo de una guitarra que llora en unas buenas manos.

  6. Es evidente que yo no practico un individualismo extremo en el que me dé absolutamente igual todo lo que me digan o hagan los demás que tenga que ver conmigo. De hecho, dudo que exista nadie así, fuera de algún ermitaño; pero asociales, por el momento, no somos. Está claro que hay opiniones que se pueden ir a tomar por culo, pero siempre depende de quién te las diga y del respeto que tengas o no a esa persona.

    Por otra parte, no podemos encontrar libros de filosofía punk ni filósofos punk, claro que no. No hay unas ideas elaboradas, escritas como un manifiesto, coherentes, racionales y justificadas. No hay un Bakunin, ni un Kropotkin ni un Proudhon; y no lo hay porque no lo necesitan ni se plantean necesitarlo. A veces las cosas van de las ideas a la calle, y otras veces nacen directamente en la calle, sin querer copiar unas ideas que ya existen. No pretenden aplicarse lo que el anarquismo dice a lo que ellos viven, sencillamente viven y en función de esto van cogiendo o no algunas ideas que les resultan provechosas para lo que viven, muchas de ellas, claro está, tomadas del anarquismo. Eso no quita que algunos grupos concretos hayan estado politizados e incluso hayan creado ciertas formas de organización y trabajo más próximas al anarquismo que a la sociedad en que vivían. Por otra parte, totalmente de acuerdo con lo del individualismo, que creo que ya lo comenté también en una nota a pie de página.

    Tienes razón en que se puede discutir mucho sobre ‘la muerte del rock’. Soy la primera en disfrutar con un disco de Pink Floyd. No me debí explicar bien, no es que la música elaborada sea fría y alejada del corazón. Lo que sucede es que suena lejana porque las estrellas del rock que, se supone, hablan para los jóvenes con algo de rebeldía (Rolling Stones, etc.), en realidad vivene en mundos totalmente distintos, con mucha pasta, mansiones enormes, lujazos y demás. Entonces, la distancia proviene de eso. Para unos hijos de la clase media/alta no cuesta demasiado aprender a tocar un instrumento con virtuosismo, porque pueden asistir a los mejores conservatorios y pagarse las clases, locales de ensayo e instrumentos que sean necesarios. Un joven obrero difícilmente tendrá estas oportunidades. Por esto, a un joven obrero la música de los rockeros ricachones le sonaba a eso, a música de ricachones, limpia, de alguien que no tenía problemas con el dinero ni el trabajo; mientras que el joven vive justo lo contrario. No puede identificarse y necesita sacar una música que le identifique de verdad, que le hable de verdad, que sea una muestra de lo que está viviendo de verdad.

    Todo esto, está claro, nunca generalizando, siempre hablando un poco de “tipos ideales”. No es al 100% ni tal cual, pero creo que me he dado a entender un poco.

    Disculpa por la parrafada. Muchas gracias por comentar, aunque no lo parezca, me gusta que haya discusión en el blog. Al fin y al cabo, para eso están!

  7. Por cierto, aquí la tira que comentaba Kalitro:

  8. http://www.elmundo.es/elmundo/2009/10/14/comunicacion/1255535424.html

    ¡Hop!

    Y lo siento, la mayoría de tus artículos me gustan, pero este no, y sería falso alabarlo sólo por el esfuerzo. Como te ha dicho Kropotkin no deberías hacer caso de lo que diga la gente, pero a sabiendas de que si publicas (en internet o donde sea), te arriesgas a que te critiquen. Si te va a molestar o tienes inseguridad, pues no lo hagas.

    He visto un par de cosas que estaban mal y te las he indicado de buena fe para que las corrijas. Eso no invalida el resto del artículo mi mucho menos los otros que, como ya digo, en general me gustan y creo que en general te dejo comentarios positivos. Sé que peco de criticón, es un fallo que admito, pero siempre lo hago con buena intención y creo que el buen amigo es el que te dice las cosas malas aunque duelan que el que siempre te rie las gracias.

    Y si los Sex Pistols me parecen unos falsos y la corrupción de lo bueno del punk (¿por qué crees que puse precisamente esta canción enlazada en la tira de cómo la sociedad asimila lo rebelde para sacarle partido?) lo diré, y no es contra tu artículo, sino contra ellos.

    Y la metáfora de tocar con el corazón de nuevo me fastidia, y no es contra ti. Me suele sonar a no querer aprender a hacer las cosas bien, pero excusarse en lo visceral de las emociones para conseguir el aplauso del público. Y encima es ridículo, hay muchos grupos punks de la época, de origen humilde que sabían bastante de música y se les nota.

  9. La verdad es que podria comentar bastantes cosas acerca de este tema, para no seguir creando polémica con aspectos que ya se han sacado a relucir, intentaré centrarme en otro punto.

    Élite.

    Para que no hayan equivocos, voy a intentar definir que significa para mi. Una élite puede ser cualquier grupo minoritario, selecto y afortunado de tener una posición superior en un aspecto concreto. Cualquier sector que se oponga a la masificación adoptando una actitud esnobista, en mayor o menor grado, que le permite mantener la integridad de aquello que diseña o evalua. Al dirigirse a un público muy concreto o sin siquiera intención de dirigirse a absolutamente nadie en los casos más extremos, se preserva el contenido original, no hay que rebajar pretenciones. Puesto que no es primordial monetizar el objeto de culto de esa minoría, hacerlo accesible o no resulta indiferente, puesto que no esta sujeto a ser monetizado. Ese objeto defendido a ultranza pueden ser ideas, música, cine, filosofia… pero también pueden ser cualquier interés.

    Así expuesto, podemos encontrar elitistas de todo tipo y condición, serán elitistas en tanto que dominen su sector de conocimiento o creación. Es posible que esta forma de verlo coincida más con la definición de esnobs o incluso freaks, pero para mí es esencialmente lo mismo en este caso.

    Me reitero en que este tipo de elitismo es necesario que exista. Cuando las revoluciones y movimientos fallan por la irremediable pérdida de contenido, banalización y errores de interpretación que trae consigo la cultura de masas, la única sálida es llevar esa revolución a las distancias cortas. Situarse en un círculo más reducido para poder compaginar consciencia con la responsabilidad que conlleva. Si todo se pensase y crease dirigido a las masas… bueno, ya sabemos todos que pasa cuando las cosas se crean con la única idea de llegar a las masas.

    Esas minorías pueden observar desde un angulo superior y gracias a ello hacer aportaciones totalmente fieles, o como mínimo más cercanos, a sus ideales. Luego tarde o temprano un sector más amplio se beneficiará de esas aportaciones. Si un dia unas pocas personas no hubiesen dicho “El manga se tiene que leer al revés de como lo hacemos!” probablemente seguiriamos en nuestro equívoco de publicarlos en el sentido de lectura occidental, que en su momento era lo que a los no iniciados, es decir, la mayoría, el vulgo específico en esa materia, nos parecía más normal, perpetuando así nuestra ignorancia. Por poner un ejemplo entendible de ese elitismo al que me refiero.

    El punk original nunca pudo aportar nada más allá de lo fácilmente asimilable por la masa, que era la música, una estética en particular y unas conductas a mi parecer bastante nihilistas. Era todo acción pero nada de teoría. La teoría necesaria para darle consistencia a la acción, era ya algo más complicado. Tampoco pienso que el acceso a esa teoría sea una cuestión de clases, con un carnet de biblioteca que no cuesta absolutamente nada [Ha sido previamente sufragado con los impuestos de todos los que cotizamos] se pueden uno armar hasta los dientes en cuanto a conocimiento se refiere, siempre que disponga del tiempo y la determinación para ello.

    Al otro lado del Atlántico, en Nueva York y Washington DC, tuvieron que esperar a los 80 para que el Hardcore Punk entrará en escena. Hardcore, literalmente “núcleo duro”, el sector radical. Con este género llegaba la necesidad de desvincularse de los comportamientos y actitudes que llevaron al punk original a su destrucción. Me refiero tanto al punk como género musical [que sucumbió ante la masificación y comercialización] como al punk individuo [que fué anulado por el abuso de alcohol y drogas].

    Esta secesión esnobista del punk, deseaba mantener la rabia, la intensificaron aún más si cabe, pero esta vez dirigiendola mejor. Creación y nuevas ideas surgidas del corazón, si, pero dirigidas por la razón. Renegaron de todo lo que había hecho fallar al anterior movimiento; rechazaron las drogas y el alcohol [dando lugar a una facción todavía más extrema, y probablemente cuestionable, llamada Straight Edge], se implicaron activamente en ideales políticos, en causas como el veganismo y vegetarianismo, no aceptaron ser susceptibles de convertirse en un producto y se mantuvieron al margen de las masas para mantener intacto estas premisas. Musicalmente, se volvieron más agresivos que sus predecesores, pero refinaron la técnica, si las ideas eran ahora más elevadas, por que no también la música? Ritmos más rápidos, síncopas furiosas pero exactas, guitarras abrasivas que incorporaban más variedad de acordes… El grupo sueco Refused llevó la coherencia hasta el extremo, disolviendose voluntariamente cuando se dieron cuenta que su música empezaba a ser gustar a demasiada gente y por lo tanto sería susceptible de convertirse en un producto del sistema contra el que cargaban. Dieron su último e improvisado concierto en un sótano de una casa particular en Washington DC, que fué interrumpido por las autoridades al cabo de dos canciones.

    ¿Que es esto si no una muestra de elitismo en estado puro?

  10. Soy consciente de que hay algún que otro fallo gramatical y otrográfico, pero esta escrito de una sola vez y sin revisión. Mis disculpas por adelantado a quienes gusten de apuntar este tipo de detalles.

  11. Para ser breve y no alargar la discusión una eternidad.

    A Kalitro: una cosa es q me digas qué no te gusta del artículo, en cuanto a contenido, lo cual me puede molestar más o menos pero lo encuentro aceptable porque, al fin y al cabo, es normal que un artículo genere discusión. Pero otra cosa es comentar los cuatro fallos ortográfico/gramaticales/expresivos de la forma, a lo clip del Word, sudando del contenido. Claro que no quiero halagos gratuítos ni hipócritas, pero te he comentado más de una vez que parece que busques los fallos expresamente.

    Creo que en ningún momento me he puesto a defender los Sex Pistols ni los he tratado de puros y auténticos. Sólo he escogido esta canción porque es de las más conocidas, y para ser el primer artículo que escribía sobre el punk, a modo introductorio, me ha parecido bien. De hecho, toda la segunda parte del artículo es más bien un desencanto por la comercialización de éste, y aunque no cite nombres de grupos y apellidos (ya veis que, a diferencia de vosotros, no soy ninguna enciclopedia musical), los Sex Pistols quedan incluídos.

    Y lo de tocar/cantar/hacer arte con el corazón pero sin técnica es totalmente cosa tuya. De hecho, es cosa de cada uno, por eso no me meto en que a alguien babee con una canción de Astrud, de Albert Pla, de Ojos de Brujo, de Limp Bizkit, de Jethro Tull o de lo que sea. Cada uno siente lo que siente, independientemente de los valores absolutos que quieras atorgar al mundo musical. Para mí, lo importante es lo que la gente siente al oírlo.

    A Everett Flagpine: Empiezas una discusión eterna en la que, de momento, no hemos sido capaces de ponernos de acuerdo, como es este binomio entre la masa y la élite, y tu creencia en la superioridad de la élite frente a la masa, y mi no creencia en esto. Así que, si no te importa, podemos dejar la discusión para otro medio que no sean los comentarios de un blog.

  12. No quería postear más para no polemizar, pero me ha parecido interesante lo que ha dicho Everett, y sólo quería hacer un par de comentarios.

    Totalmente de acuerdo en lo que propones del elitismo, pero me parece entender que lo adecuado es que se mantenga ese elitismo para mantener la “pureza” de las manifestaciones artísticas. Creo que eso es algo tan habitual como erróneo. Sinceramente, yo mismo tiendo a pensar así, algo normal dado lo que nos rodea, pero no se si es buena idea asimilar tan rápido los binomios elitismo/calidad y masificación/pobreza.

    Un estilo musical, o cualquier otra clase de arte, puede ser bueno o malo independientemente de su masificación (determinar que es buen o mal arte sería un tema más complejo). Al fin y al cabo, músicas que actualmente se podrían considerar propias de ciertas élites culturales, como el Jazz o incluso el Blues, son estilos que han formado parte del arte de masas en otras épocas. No creo que su calidad dependa de un grupo elitista y paternalista de expertos que decidan que es bueno y que no, o como hay que escucharlo (o leer en el caso del manga, que si no me equivoco en Japón nunca ha sido algo demasiado elitista, aunque no conozco bien sus orígenes).

    Es cierto que el arte de masas actual deja mucho que desear, por no decir que en general tiene poco de artístico, pero creo que limitar ciertos ámbitos artísticos a una élite sólo perpetúa esta situación. La mercantilización del mercado tiende a ofrecer muy pocas opciones al público, y si las otras opciones se atrincheran en pequeños espacios para no sentirse banales ¿Cómo va a poder educarse ese público en las distintas opciones?

    Este discurso me suena utópico a mí mismo, y se que es difícil que un fan del Reggeton acabé escuchando Muddy Waters. En resumen, la cuestión es que me parece que el arte no se pervierte por ser masivo, si no que se fomenta la masificación de un arte pervertido, en un sentido comercial.

    Es curioso ver como culturas tan masificadas como el heavy (donde hay grupos de gran calidad) se pueden presentar a sí mismas como alejadas de la masificación, cuando, de hecho, son capaces de llenar más festivales y estadios que lo que habitualmente se entiende por música de masas.

    En conclusión, creo que el problema no es como alejarse del público en general, si no como encontrar canales para llegar a él sin pasar por la mierda del mercado discográfico. Quizá el problema sea conceptual, ya que el término “masa” acostumbra a tener un sentido peyorativo. Tal vez sería mejor hablar de “arte popular”, pero yo no soy esteta ni querría serlo, así que mejor no me meto en esos temas.

  13. Escribí mientras respondías, así que no tuve tiempo a leer lo de “no alargar la discusión una eternidad”. Pido disculpas si la alargo, y siento alejarme del tema, es sólo que me pareció interesante responder a lo que proponía Everett.

  14. No pidas disculpas, Kropotkin, tu comentario es muy acertado y has expresado -bastante mejor de lo que lo hubiese yo hecho a estas horas- muchas de las cosas que tenía en mente.

    Me suelen tachar de relativista, pero realmente creo que las cosas suceden así. ¿Es el jazz una música de élite? Parece que si hoy en día eres un cultureta que entiende de música, tienes que escuchar jazz. Sin embargo, los orígenes poco tienen que ver con ser un cultureta. ¿Es elitista comer con palillos la comida japonesa? Tal vez en nuestro país haya poca gente que lo haga y eso les dé un toque de distinción, clase y nivel, pero en Japón y China lo hace cada día todo el mundo, es de lo más masivo que hay.

    Muy ilustrativo también tu ejemplo del heavy metal, no me lo había planteado.

    Sólo puntualizar que no veo la necesidad de que quien escuche reaggeton lo cambie por Muddy Waters. Cierto que hay limitaciones, pero al final todos acabamos escuchando lo que queremos, ¿o no? A mi me ofendería bastante que algún ser pretendidamente superior viniese a mi habitación a tirarme los discos de Janis Joplin o The Who y cambiármelos por Depeche Mode o John Coltrane, que probablemente me aburran, me cansen y no me aporten absoltuamente nada, por mucho que musicalmente sean cojonudos, y ‘objetivamente’ superiores a la música que escucho habitualmente.

  15. Te prometo que no voy buscando los fallos, pero he admitido que tengo el defecto de señalar más las cosas malas que las buenas. Tampoco me regodeo con ello ni busco hacer daño, vaya. Pero eso, que lo siento y que no me gusta generar malas vibraciones.

    Sobre los Sex Pistols estamos de acuerdo, así que nada.

    Y sobre lo de tocar con el corazón, si cada uno oye lo que le sale de las narices y yo disfruto desde Charles Alkan, los Gentle Giant o Penderecki siendo complejos y experimentales y atonales hasta los Misfits o Helloween haciendo el canelo. Lo que quiero decir es que el arte es expresar lo que uno lleva dentro, pero con un lenguaje. Y yo puedo sentir mucha rabia/pena/amor, pero si no sé expresar eso con el instrumento da igual lo que se haga.

    Pero bueno, ya si eso en persona lo debatimos mejor que por aquí.
    E insisto, que disculpas por ser criticón, y créeme que entiendo que te haya molestado.

  16. Agradezco la respuesta de Kropotkin a mis observaciones, la verdad es que me ha hecho caer en la cuenta de algo bastante evidente pero que nunca me había detenido a observar. Estoy hablando de esa inversión del proceso habitual que consistiria en masificar algo que surge de una elite; coger algo de la cultura popular y convertirlo en algo elitista. El ejemplo del jazz, es tan acertado como curioso. A nadie le extraña hoy que el jazz sea un género de culto para las elites musicales, un estilo donde se atrincheran [me ha gustado el acertado uso de esta imagen por parte de Kropotkin] músicos desengañados, o que las lujosas reediciones en vinilo de 180 gramos de álbumes de sellos como Blue Note, Verve o Impulse sean usadas por los audiófilos para poner a prueba la perfección de sus equipos. Pero en sus orígenes era un género vulgar, vulgar a más no poder y diametralmente opuesto al concepto que se tiene hoy en día.

    En lugar de una banalización, se produjo una sofisticación con las variantes más modernas como el Bebop o el Hard Bop, llegando al punto de que hay piezas que realmente lleva su tiempo apreciar si es que en algún momento las podemos llegar a apreciar del todo debido a su complejidad. Por lo tanto requiere de un gusto adquirido, no es fácilmente asimilable de buenas a primeras como probablemente fue el caso de las primeras corrientes jazzisticas. El apunte de lillith acerca de los palillos para la comida asiática también respalda esta misma idea. Un acto cotidiano para millones de personas de una determinada sociedad, es adoptado como un acto de superior cultura gastronómica por un sector mucho más minoritario dentro de una sociedad distinta.

    Me pregunto si los chinos se sentirán unos sibaritas al comer pizza con las manos.

    Tendré que examinar más a fondo el asunto, creo que acabamos de dar con un filón potente.

  17. “…unos cuantos puretas salidos de la universidad, e hijos de padres ricos…”

    por aquí frecuentan algun@s de ell@s por lo que veo…

    :P

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: