Little boxes

“Todas las relaciones emocionales íntimas entre las personas están fundadas en la individualidad, mientras que en las relaciones racionales el hombre es equiparable con los números, como un elemento, indiferente en sí mismo. (…) suburbLa mente moderna se ha vuelto cada vez más calculadora. La exactitud en el cálculo que se da en la vida práctica de la economía monetaria corresponde al ideal de la transportación del mundo a un problema aritmético, así como a fijar cada parte del mundo por medio de fórmulas matemáticas.”

Georg Simmel[1]


Si uno lee un libro sobre la McDonalización[2] del mundo, podrá encontrar que en estas páginas se hace referencia a las little boxes, las pequeñas cajas, a las que cantaba Malvina Reynolds. Tanto si hablamos de McDonalds como si hablamos de las casas de colores de los suburbios, estamos hablando de lo mismo: la estandarización. Extraemos las singularidades de cada cosa, de cada persona, situación o espacio, para volverlas a todas similares, comparables, iguales. Echarle ketchup a todas las comidas, para disimular su sabor y su singularidad, al mismo tiempo que omites la variedad, es lo mismo que hacer todos los barrios iguales, todas las calles iguales, todos iguales para evitar estimularnos o sorprendernos con algo distinto. Todo uniforme y neutral.

La estandarización es una forma de ponerlo todo fácil y accesible. Reducirlo todo a un número, a un cajón, a un archivo, a una figura geométrica o a un mapa: simplicidad, precisión, cálculo. Es el súmum  de la racionalidad, del largo y costoso proceso de racionalización que ha sufrido nuestra concepción y construcción del mundo. Las casas idénticas, una tras otra, de personas idénticas, repetidas, una tras otra, con los mismos empleos, los mismos coches, los mismos gestos y las mismas ropas, la imagen de una ciudad repitiéndose ella misma en cada nuevo paso que damos me horroriza. Me horroriza porque acabo viendo al ser humano como un puro engranaje. Porque ya está todo hecho. Se nos ha calculado un mundo desde arriba en el que nosotros nos movemos y vivimos, tal y como se predice que debemos movernos y vivir. Si las leyes, la educación, las instituciones, las calles, las tiendas, las relaciones y las normas pueden ser ya medidas y ordenadas, ¿cómo no va a serlo también nuestra vida?

conform

Malvina Reynolds tuvo esta sensación al pasar por los suburbios californianos. Cielos azules y céspedes verdes, y un  montón de casetas idénticas con gente viviendo la misma vida. Una utopía espeluznante, un conformismo embriagador. Tal y como si viéramos una casita de muñecas, y unos hilos que mueven a sus personajes, adaptados totalmente a la caseta que se les ha dado, sin salirse del papel, sin protestar, sin llorar, sin quejas. El mundo así, y la vida así: calculada, predecible, frívola, superficial, sin tener ni siquiera que pensarla, ¿a quién podría horrorizarle?

Bien, a mí. Me horroriza cuando lo individual, lo propio u original se pierde para quedarse en lo simple, lo habitual, lo fácil y conformista. Me horroriza hasta el fondo de mi alma el conformismo. Y no hablo del conformismo circunstancial, que se da en algunos momentos, sino del conformismo como parte de una forma de vida y de la cultura de una sociedad, como el anulador de iniciativas e ideas nuevas. Me asusta el conformismo que se produce y se reproduce en las pequeñas cajas de colores y sus gentes produciendo y reproduciendo lo que les está dictado. Aquí va Malvina Reynolds, cantándoles, a su ritmo, a su frivolidad, con una melodía y una ironía que se apegan a la situación: “Little boxes”.

Little boxes

Little boxes on the hillside,
Pequeñas cajas en la ladera,
Little boxes made of ticky tacky[3],
Pequeñas cajas hechas de cartón
Little boxes on the hillside,
Pequeñas cajas en la ladera,
Little boxes all the same.
pequeñas cajas todas iguales.
There’s a green one and a pink one
Hay una verde, y una rosa,
And a blue one and a yellow one,
Y una azul y una amarilla,
And they’re all made out of ticky tacky
y todas están hechas de cartón
And they all look just the same.
y todas parecen iguales.

And the people in the houses
Y la gente de esas casas
All went to the university,
fueron todos a la universidad
Where they were put in boxes
dónde los pusieron a todos en cajitas
And they came out all the same,
y los convirtieron a todos en lo mismo,
And there’s doctors and lawyers,
y hay doctores y abogados,
And business executives,
y ejecutivos de negocios
And they’re all made out of ticky tacky
y todos están hechos de cartón
And they all look just the same.
y todos parecen iguales.

And they all play on the golf course
Y todos juegan al golf,
And drink their martinis dry,
Y todos toman sus martinis secos,
And they all have pretty children
Y todos tienen niños bonitos,
And the children go to school,
Y los niños van a la escuela,
And the children go to summer camp,
Y los niños van al campamento de verano,
And then to the university,
Y después a la universidad,
Where they are put in boxes
Donde les meten en cajitas,
And they come out all the same.
Y todos se convierten en lo mismo.

And the boys go into business,
Y los chicos se meten en negocios,
And marry and raise a family
Y se casan y consiguen una familia,
In boxes made of ticky tacky
En las cajas hechas de cartón,
And they all look just the same.
Y todos parecen iguales,
There’s a green one and a pink one
Hay una verda y una rosa,
And a blue one and a yellow one,
Y una azul y una amarilla,
And they’re all made out of ticky tacky,
Y todas están hechas de cartón,
And they all look just the same
Y todas parecen iguales.

Cuando se da una situación de urbanización o masificación, surge inmediatamente el miedo al caos. Y, con él, surge inmediatamente la construcción de barrios con casas y bloques idénticos, para tenerlo controlado, uniformizado, neutralizado. Con esta situación, a mí me surge otro miedo: la indiferencia. Cuando todo te sabe igual y todas las personas y calles te resultan idénticas, las anulas. Dejan de transmitirte nada: ni tristeza, ni alegría, ni sonidos propios, ni risas. Nada. Son paisaje. Y lo que anulamos con nuestros ojos, lo anulamos también en la realidad, en la relación que dejamos de mantener con todas esas personas con que nos cruzamos cada día. Son bultos, estorbos, figuras, sin singularidad ni propiedad, anuladas por nuestra mirada.

reynolds3

La estandarización es utilizada como un mecanismo de defensa en las grandes ciudades, para evitar el exceso de comunicación e inputs que habría si todas las personas presentadas delante de nosotros las viésemos como personas, en lugar de sombras o paisaje. Ahora bien, con esto a mí me queda la duda de cuál es el mecanismo de defensa frente a la anulación de las otras personas y a la creciente indiferencia. Si os soy sincera, mi receta es sencilla. Escucho a la gente y la miro. Constantemente están transmitiendo y comunicando. A veces, incluso, suplican compañía y comprensión, silenciosos y desesperados mientras pasan mudos a tu lado. Sólo hay que saber mirar. Si sabemos mirar y recibir, sabemos ver a la otra persona, explotar la burbuja invisible que llevamos encima, y reconocernos el uno al otro, aunque sólo sea por unos minutos, como la persona física y presente que allí se encuentra. Un poco de humanidad, antes de meternos otra vez en nuestra pequeña caja de cartón.


[1] Sociólogo alemán de finales del siglo XIX. Este fragmento concreto es un extracto del artículo “La metrópolis y la vida mental”.

[2] “La McDonalización de la sociedad” es un libro escrito por George Ritzer en el que analiza el estilo de vida en nuestras sociedades y de cómo están deviniendo cada vez más controladoras y ordenadas a través de distintos mecanismos.

[3] La traducción al español de ticky tacky por simplemente “cartón” hace que se pierda parte de su sentido original, referente a la construcción barata, en serie, pero de una uniformidad mediocre, vulgar, hortera, de mal gusto.

Anuncios

~ por Lillith Kozmicamente en 14/11/2009.

8 comentarios to “Little boxes”

  1. Bueno, habrá gente que no quiera transmitir, o sólo a un tipo de gente.

    Pero sí, la uniformidad es horrible. Justo hoy he leído un artículo [1] de David Foster Wallace [2] en el que cuenta cómo tras el 11-S, todas las casas de su barrio tenían al instante una bandera de los eeuu expuesta. Y él se sentía mal hasta llegar al derrumbamiento físico porque no encontraba una para ponerla y eso hacía a su casa distinta por no estar expresándose a través de la bandera. Si quieres te spoileo cómo lo resuelve, porque tiene su encanto.

    [1] Genial, como todo los que he leído suyo hasta el momento.
    [2] Que en paz descanse.

  2. Cuidado, estas tocando uno de los eternos dilemas del ser humano.

    La búsqueda, hasta ahora infructuosa, de ese espacio anoréxico entre la individualidad personal y la igualdad entre individuos como elementos de una misma sociedad. Por un lado queremos tener la soberania de nuestra persona, desarrollar un carácter individual con experiencias, relaciones y creaciones únicas e irrepetibles. Por otro lado queremos reafirmar nuestra identidad como parte de un grupo social concreto o bien como parte de un todo del cual somos piezas fundamentales. Esto, es una de las mayores contradicciones de la razón humana.

    Cualquier acto individual, para ser verdaderamente original y auténtico, debería estar completamente desvinculado de convenciones sociales e incluso liberarse del espíritu de su época. Debería ser bueno “per se”. Es muy complicado encontrar producciones humanas, ya sea sistemas políticos y económicos, leyes, literatura, música… que no sea en realidad un producto de su tiempo. Una obra no del individuo sino de todas las referencias que ha recibido ese individuo, por lo tanto es practicamente equivalente a decir que esas obras o ideas hubiesen sido inconcebibles en cualquier otra época pues necesitaban de un determinado contexto donde tener lugar. Soy el primero al que entristece este hecho, pues me gustaría pensar que las cosas surgen y son “per se” resultado único de la subjetividad individual.

    La estandarización surge necesariamente al darse una masificación de la población. Todos queremos ser nosotros mismos, pero a la vez nadie quiere ser ni más ni menos que los demás. Efectivamente sería caótico y de una suma complicación tener una sociedad organizada y civilizada si cada individuo quisiese resaltar y sobresalir con su propia personalidad. Siempre he estado en contra de las formas de control de masas, pero la verdad aunque me duela es que hay muchísimas personas que no son capaces de manejarse a ellas mismas. Aquellos con ideas derivadas o influenciadas por el anarquismo y que además tengamos alto grado de consciencia y responsabilidad social, somos en realidad una muy pequeña minoria aunque nos guste creer que estos ideales son extrapolables a todo el mundo. Maldita sea, si incluso yo tiendo al desorden cuando no tengo que responder ante nadie, en cambio cuando se que formo parte de un grupo me automotivo para cumplir con lo que se espera de mi y todo funcione como un reloj suizo.

    Parece pues, que de momento no se ha encontrado un punto medio, no se ha llegado a un conseso entre pluralidad y unidad. Pertenecer a un todo donde haya cabida para el desarrollo personal sin por ello acabar imponiendo los propios puntos de vista para poder defenderlos, parece por ahora algo utópico. Esto último de hecho es lo que da lugar a todos los fascismos, dictaduras o sistemas totalitarios de cualquier tipo; pisotear los derechos individuales de los demás y la renuncia a los propios en pro de un bien común para el grupo. Pero atención, que nadie se confunda, la cosa no es tan simple como democracia buena, autocracia mala. Si bien una dictadura es la tiranía de unos pocos hacia la mayoría, no es acaso la democracia actual una tiranía de la masa hacia las minorías? Vale la pena pensarlo cuidadosamente antes de pronunciarnos. Yo de momento no se que sistema de gobierno o sociedad sería el ideal para todos.

    Respecto a los suburbios norteamericanos, voy a hacer de abogado del diablo. Esta gente ha sido muy inteligente, se ha sabido montar su “utopia asequible”, el famoso sueño americano. Cualquier tipo con estudios puede aspirar a tener su chalecito de ensueño con el SUV aparcado en jardin delantero o un clásico en el garaje. Si, probablemente vivan unas vidas estereotipadas, sin emociones ni sobresaltos, pero acaso no quisieramos nosotros tener la vida resuelta? Cuanta gente en nuestro pais no se mete a funcionario porque se conforma con cualquier cosa que le despreocupe de tener andar luchando cada día para traeer el pan a casa? Aunque sea una de las caras visibles, no creo que el problema de la McDonalización de la sociedad sea este tipo de urbanizaciones. En prácticamente todo el mundo sigue ese patron; estudia, búscate un trabajo estable, una pareja, un sitio para vivir y -horreur!- ten hijos. La diferencia es que encima en nuestro pais acabamos ganando una mierda y viviendo en pisos pequeños y oscuros.

    En cuanto a la simpática canción, supongo que te debe sonar la serie Weeds. Little Boxes es el apropiado tema de la introducción y lo curioso es que montones de artístas han realizados sus versiones de Little Boxes para la cabecera de Weeds y en cada capítulo aparece una diferente. Entre los grupos y solistas que han interpretado Little Boxes se encuentran Rise Against, Elvis Costello, Linkin Park o Death Cab For Cutie.

  3. @Kalitro: ¡chachi! ¡Espoiléame o pásame el artículo! Tengo curiosidad por leerlo!
    Por cierto, qué monada de notas a pie de página que has puesto, ¡los comentarios evolucionan!

    @Everett: Efectivamente, el debate eterno del ser humano se encuentra en saber encontrar el equilibrio entre la individualidad y la colectividad. Ser sin que te arrastren, pero ser integrado en una sociedad. Una postura pura en cualquiera de los dos extremos me resulta tan horrorosa como preocupante, no importa si lo haces todo por los demás, o si lo haces todo por ti; ambos extremos son peligrosos. Y, también, prácticamente imposibles. Al menos yo, personalmente, no conozco a nadie en ninguna de las dos posiciones. Sin las miradas de los demás, y de cómo te hablan, te acompañan o te quieren los demás, sería bastante difícil hacerte una idea de quién eres.

    Me dijeron una vez que soy “patológicamente social”, cosa que me tomé a broma pero que veo que se me cumple constantemente, así que cualquier cosa que pueda discutirte, la discuto desde mi posición de persona que se conoce y reconoce como ser social, que lo sepas. Así que, por supuesto, soy de las que te hablará del arte como de una construcción social, como lo es la moral, las normas, la familia, el amor o la ciencia. Sin el contexto, las cosas no salen de la nada.

    Respecto a la dominación de la masa porque es tonta y no sabe hacer nada, debo decir que mis oídos no podrían chirriar más al oír eso. Sencillamente, no creo que la gente sea tonta ni inútil. Y están dotados del sentido común, que suele ser mucho más práctico a la hora de la verdad que los discursos filosófico-metafísicos de cualquier intelectual. Vaya, que no sé cómo puedes atribuirte ‘consciencia y responsabilidad social’ si tratas a lo social, es decir, a la gente, como borregos, estúpidos, inútiles o víctimas. Aquí lo que yo veo son palabras que le quedan bien a tu individualidad, pero que no se traducen ni se traducirán en una actitud.

    Supongo que no se me entendió muy bien el artículo. No me meto con la vida tranquila ni sin sobresaltos. Me meto con el conformismo y la anulación de iniciativas. Más que estereotipada, esta vida se ve prefabricada. PRE-fabricada. Fabricada antes de que tú estés en ella, prácticamente, y el hecho de que tú estés en ella no cambia absolutamente nada. No aportar nada ni crear tu alrededor, sino irlo tragando todo, tal cual, a medida que te llega. Sólo receptivos y nada activos.

    Conozco la intro de Weeds, quería hacer una nota a pie de página con el vídeo, pero se me pasó. Así que, ya que lo nombras, aprovecho para ponerlo. En éste se ve muy bien todo lo que trataba de contar en el artículo:

  4. Aix fierecilla, baja el arma. Por tu tercer párrafo, digo ;)

    No he llamado tonta a la masa ni he dicho que por ello deban ser dominados. Hablo de que en toda sociedad hay una gran cantidad de personas muy fácilmente manipulables a diversos niveles pese a todo el sentido común que tu me digas que tengan. La Historia nos da ejemplos a cascoporro.

    Mi consciencia y mis responsabilidades pueden diferir de las tuyas, pero no por ello son menos sociales [son sociales en el mismo instante en que hacen referencia a aquello que afecta a mis relaciones con la sociedad]. Y por tanto, te puedo asegurar que si se derivan unas actitudes. Actitudes que naturalmente no tienen porque ser compartidas por todos, pero son coherentes con mis esquemas.

    Si lo de las filosofadas va por mi, definitivamente me tienes que ver emborrachandome con la plebe embrutecida, comportandome como un soez y protagonizando gamberradas varias. No soy tan sesudo ni exclusivo como pudiera parecer, que al final me vas a pintar con pipa y monóculo en un butacón rococó.

    Salut!

  5. Disculpa, no pensé q sonara tan agresiva.

    Sencillamente tu discurso me recordó al de los ilustrados de “Todo por el pueblo pero sin el pueblo”. Que es lo que se lleva hoy en día: en la escuela, la televisión, las ayudas estatales, la policía que nos protege, etc. Y es un discurso que cada día me irrita más!

    Hablas de emborracharte mientras sigues tildando esta actitud de “plebe embrutecida”, ¡¡no lograremos entendernos nunca!! xD

  6. Que es irónico!!!

    :P

  7. Ah, pues el tipo entra al final en la tienda de un Pakistaní (dato relevante en plena fiebre post 11-S) y tras contarle sus penas, el paquistaní le sugiere que se haga una con cartón y rotuladores. Y así lo hace.

    Los pies de página eran un homenaje a su forma de escribir, en la que muchas veces son más importantes (o interesantes) que el texto principal.

  8. Hola!!
    mira te descubrí por el directorio de la UAB porque estoy buscando informaciones/ saberes/ ideas/ especialistas para un documental que voy montando. No encontré tu correo personal para epxlicarte más así que te dejo el mio marieholweck12@hotmail.fr
    me gustaría poder comentarte todo esto ya que veo en muchos temas me podrías ayudar,
    y felicidades para tu blog!
    Un saludo
    Marie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: